miércoles, 12 de octubre de 2016

DÍA 3 - Por KATJA THOMSEN

DÍA 3

Conforme pasan los años, mejora la tecnología y eso se ve claramente en la clínica de mi doctora y endocrinóloga, Margarita Ramírez... quien lejos de contar con su balanza de la época de mi dieta post Francesco (quiebro una lanza por ella, ya en aquel entonces tenía de las primeras balanzas a pila que llegaron al país), midió porcentajes de agua, grasa, minerales, etc. en mi cuerpo. 

Con decirles que ahora se exactamente cuánto pesa mi esqueleto. Creepy. Pero necesario. Necesario si se quiere ir un paso más allá y complementar una dieta de desintoxicación como lo es el CLEAN 9 de FOREVER LIVING PRODUCTS que hice sola y por mi cuenta, con un cuidadoso ojo clínico, de una ejemplar profesional que me guía en qué ejercicios hacer en el gimnasio, cuanto más aloe tomar por día o qué comidas agregar a mi rutina heladerística

Chicas y chicos. Admítanlo. Les sobran los flotadores porque hay ALGO que están metiendo en sus carritos que simplemente NO DEBERÍAN. Desde alfajores hasta salamín de ese finito envasado al vacío. Me refiero a cualquier cosa culposa o mejor dicho... CULPABLE. Yo suelo ir al supermercado y comprar más o menos lo mismo... SIEMPRE. Hay cosas que compro con la excusa de que son "para los chicos" (gracias, chicos). Y no, no son para ellos. De hecho, hasta me llego a enojar conmigo misma si ESE ítem es descubierto y devorado por las multitudes. Hasta que entro en razón y pienso KATJA, MIJA, SOS LA MADRE, SE SUPONE QUE TENES QUE DARLES TODO PRIMERO A ELLOS, MADURÁ!

Está bueno que un tercero te vigile y apoye para justamente, dejar los malos hábitos y a su vez, no permitirte caer en excesos o sea, -no aplica a mí, definitivamente no aplica a mí lo que voy a decir- si sos de esas personas que no saben frenar la dieta es muy bueno estar siempre en manos de alguien serio, un buen profesional de la salud.

Mientras tanto, he vuelto a bajar 3 kilos en 3 días gracias al C9 y ya me siento mejor otra vez. Espero que en estos meses hasta fin de año y, particularmente la boda de mi hermano, mis esfuerzos me permitan entrar en el vestido (nadie pide bailar libremente) que me compré en un viaje, especialmente para la referida ocasión. Obviamente lo compré sabiendo que bajaría estos últimos 10 kg que me quedan para volver a ser la misma de siempre. Obviamente.







lunes, 10 de octubre de 2016

DIA 1 - EL CLICK - Por Katja Thomsen

DÍA 1.

EL CLICK.

Este año fue un año muy parecido a 2008 para mí. Por aquél entonces, mi segundo hijo tenía 1 año y el primero, 3.
Ahora mismo también tengo una hija de 1 año y otra de 3.
Estoy en las mismas. 

SAAAAAAAAAAALVO... porque SON CUATRO!!!!!!!!! Gente, en total... SON 4!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Me suelo sentir "tapando ollas", es decir, resolviendo los mil y un problemas y situaciones complicadas de toda la familia. Y para cuando logré tapar la primera olla, ya se me destaparon otras 2. 
Léase: 
-MAMAAAAAAAÁ, CATALINA SE HIZO CAAACAAAAAA
-Vooooy!
(Y voy). (Dejo de hacer lo que estaba haciendo, y voy. Armada de paciencia y esperanza. Esperanza, porque anhelo que algún día, cercano en lo posible, mis mañanas sean llenadas de algo más que de popó ajeno).
A todo esto, la beba está chocha porque ya sabe lo que hizo (señal de que, en teoría, ya está lista para dejar los pañales pero quién tiene tiempo en época de clases para eso con la cuarta...) y me mira feliz:
-CACA PISÍ.
-Uuuuy qué bieeeen, Cata hizo caca y pichí!!!!!
(Emotícono: CARA DE ASCO). (Para mis adentros, obvio).
Le saco el pañal y me doy cuenta de que no se lo puedo retirar por completo hasta no haber separado 5 o 6 toallitas húmedas... porrrr lo menos. (El que inventó el mecanismo de separación entre cada toallita húmeda SEGURO es hombre y SEGURO nunca tuvo las manos en la masa. Además, si inventó la toalla húmeda, lo más probable es que tenga 3 niñeras full time per capita).
Abro el cajón y no están. Las malditas toallitas húmedas no están. Cual atleta olímpica me las ingenio para estirar mi esbelta figura sin soltar a la niña (que está tendida encima del cambiador a una altura peligrosa) y logro alcanzarlas con un pie. Vuelvo a centrar mi mirada en la pequeña, justo a tiempo para ver cómo saca el dedito todo marrón de adentro del pañal que no removí aún. 
-CATA CACAAAAAAAAAA! 
Exclama, orgullosa.
Sí, Cata caca. Mamá llorar. Pero Cata hacer caca. Y reconocer la caca. Grande Cata.

En el interín, a la hermana se le volcó el desayuno, el hermano intentó ayudarme y fue a limpiar la mesa ratona... con la esponja para lavar inodoros (angelito, cómo puedo enojarme) y el otro se enoja porque YO no me acordé de que él no encontró su pen drive y justo HOY tiene el oral con el mejor amigo, al que no PUEDE dejar pegado por MI culpa.

Por propia experiencia, SE con total certeza que esta fase de CAOS va a pasar y que ya sólo me faltan unos dos años hasta que la chiquita sea más "fácil" de sobrellevar. 
El problema surge cuando a esta etapa divina (no estoy siendo irónica, les juro que a veces me percato de lo DIVINA que es en verdad) se le suman 5 muertes en 1 año. Se nos fueron varios GRANDES en la familia... no por la edad sino por sus virtudes y cualidades. Entre ellos cuento a mi adorado perro maltés que enfermó del corazón y a mis 2 únicos abuelos.

Más precisamente, mi ADORADA y divina abuela se fue en julio. Chichí era un pilar fundamental en mi vida y tras su partida, engordé casi 5 kilos por pura tristeza y ansiedad. Justo yo, que TAN BIEN venía con el CLEAN 9 que acababa de hacer. Ya estaba en la recta final de la GRAN BAJADA post parto y PUUUMMMMM me pasa esto y vuelvo a la casilla de partida.

Justo cuando venía tan bien me pasé a sentir TAN TRISTE que noche tras noche me dedicaba a llenar el inmenso vacío con mi peor enemigo; el chocolate.

Tras un mes (y medio, dos) con una tableta de la vaca violeta -de las grandes- entera por noche en el haber (ahora al estómago le dicen haber) (a ver si me controlo un poco), resolví cortar con la depresión e intentar frenar los chocolates. Pero claro, el daño ya estaba hecho.

Ya más tranquila, he decidido poner punto final a esta CRISIS y me quiero empezar a cuidar... no por la apariencia, sino por salud. Vamos a ver qué pasa de acá a fin de año.


domingo, 22 de noviembre de 2015

REENCUENTRO CON MI PASADO

Hola!

Ayer almorcé con mis amigos de Mercedes-Benz Uruguay y me comentaban que habían encontrado en Internet el comercial para cine y televisión de las medias GERME LYCRA que protagonicé en el año 2000.

Yo no lo podía creer, ya que hace muchos pero muchos años que no lo veía y hoy por fin pude, junto a mi hijo Francesco, encontrarlo en Google. Obviamente, lo que más me emocionó no fue verme tan jovencita -y flaca- en la pantalla; lejos de eso, lo increíble fue verle la carita a él cuando pudo darse cuenta de que su mamá era la "estrella" de aquel cortometraje.

Un verdadero gusto haber tenido la chance de verlo una vez más y un eterno orgullo en mi corazón por haberme demostrado a mí misma que sí se puede, que el trabajo rinde frutos y que SEÑORITAS, ser modelo, SÍ ES UNA CARRERA ...y una GRAN carrera. Amo mi profesión y si bien ahora también soy abogada y mamá, fueron marcas como ésta las que me catapultaron al mundo de la moda por la puerta grande.

GRACIAS donde quiera que estén a todos los que formaron parte del equipo de trabajo para este rodaje pero en especial GRACIAS a GERME LYCRA pues vuestro voto de confianza me transformó, sin querer, en una de las más afortunadas modelos del país.

Es como dicen, a veces hay que estar en el lugar correcto, en el momento correcto. Tuve la suerte de que ese día, en el casting, por allá por marzo del año 2000, me eligieran A MI.

Y hoy, me queda lo más gustoso de la carrera: el legado de trabajo duro y constante para mis hijos, para que vean con sus propios ojos, que mamá puede cuidarlos como lo hace gracias a, entre otras cosas, la cosecha de su temprana siembra.

Con cariño,

KATJA


jueves, 12 de noviembre de 2015

BACK ON TRACK

HOOOLAAAA

¡L@s extrañé! ¿Cómo están?

Quiero compartir con ustedes mi nueva asociación con Mercedes-Benz de Uruguay a través de la firma AUTOLIDER, a ver qué les parece esta nueva página en el libro de mi carrera. Soy la imagen de la NUEVA camioneta GLE de Mercedes-Benz.


Concomitantemente les cuento que, por razones obvias, estoy cuidándome nuevamente... ser modelo de marcas prestigiosas de alto lujo exige que esté al 100% tanto física como espiritualmente. Así que pura buena energía, comida sana, mucho ejercicio... Y ¡¡¡A MANEJAR!!!
Hasta prontito,

KATJA

PD: Sigo siendo MUJER, rubia, modelo y ...al volante. O sea. Por más que la mona maneje Mercedes... lo bueno del caso es que la camioneta es HIPER SEGURA!




domingo, 5 de julio de 2015

DIA 4

-¡No sabía que estabas esperando otra vez, te felicito!
-No, si no estoy embarazada; sólo estoy gordita. Pero ¡gracias! ¡Ya era, tener 5 hijos!

Me fui del kiosko con las cartulinas de colores enrolladas y agarradas por una gomita elástica para disfrutar de una hermosa tarde de lluvia haciendo las tarjetas caseras del día del padre con los chicos. Me reía sola. Pero no de mí misma. Me reía de lo graciosa que había sido la situación. ¿Y qué, si aún parezco embarazada, a seis meses del parto, pese a la dieta? Di vida a CUATRO seres maravillosos que llenan mi tiempo, mi espacio y sobre todo, mi vida.  

Embarazo incipiente de Catalina
(Sin ojeras ni SALVAVIDAS...
ni CATALINA)

6 meses de Catalina
(...CON Catalina!!! ¿Qué más hay?)
Llegué a casa empapada pero feliz conmigo misma y con ellos. Porque es gracias a ellos que estoy así, es gracias al riesgo de prematurez de mi última bebita que me dediqué a pasar cada minuto de vigilia "a engorde" desde que fisuré membranas en la semana 30 de mi embarazo. 

Hoy por hoy, cada vez que le hago cosquillas entre los rollos de la papada soy feliz y me da paz verla rebosando salud. 

Por lo pronto, he decidido que esta vez no puedo darles la dieta a regañadientes como corresponde. Van a tener que esperar ...al menos hasta que elija no darle más de mamar a mi querubincita. 

Sí prometo cuidarme y mantenerlos al tanto, pero sin fanatismos que a nada me llevan ahora. No necesito a mi cuerpo por ahora como lo necesitaba mientras trabajaba como modelo. Estoy tranquila porque mi tarea en este momento es mucho más útil al planeta que todas mis profesiones juntas. Y en el peor de los casos, siempre seré abogada... ;-)



jueves, 2 de julio de 2015

DIA 3 - BUSCANDO A NEMO

Hola a tod@s! Estoy medio estancada con la dietita (si me miro con un solo ojo; si me miro con ambos, estoy totalmente estancada). 

Supongamos que las vacaciones de julio tienen su cuota parte de culpa. Mis turnos noctámbulos al comando de las memas y pañales se ven invadidos por una insubsanable realidad: De mañana, no hay tregua. Es decir, los turnos no son tales; SIEMPRE estoy de turno. Soy como la farmacia ideal, nunca cierro, ni siquiera en feriados no laborables; nunca me quedo sin stock, nunca hay retrasos en el delivery. Nada de dormir unos 20 minutitos más, ni qué hablar de unas horitas. Hay vacaciones... Nadie se va a ninguna parte (salvo el suertudo del paterfamilia) y yo trato de tapar una olla aquí y otra por allá. Igualmente, ellos siempre me ganan y llevan la delantera. Para cuando tapo una olla, siento que se me destaparon dos. 

No hay peor cosa para una ex dormilona compulsiva que ser despertada 7 veces de noche y tener 20 ítems en la lista de prioridad ALFA UNO antes de poder lavarse los dientes cuando ya la esperanza de echarse un último sueñecito es nula. Fíjense qué ironía, literalmente puedo afirmar que mi fama de lirón trasciende las fronteras y los mares. Durante el certamen Miss World 2000 en que representé a Uruguay, mis amigas misses tuvieron un mes para convivir conmigo y llegaron a pegarme un cartel en la puerta de la habitación que decía URSINHO DORMILAO. Captaron mi ser en toda su esencia.

Por eso, esto de adorar tanto a los niños como para embarcarme en un mega proyecto de familia ha sido muy gratificante, a la vez que muy desafiante. Todos los humanos con hijos lo saben. Un bebé con hambre, popó o sueño es imbatible... 'round the clock! Da igual, por suerte, ya estoy aprendiendo a pilotar la nave de 6 pasajeros de forma más astuta; cada vez que me levanto de madrugada, voy arreglando el pato como puedo. Es decir, si de camino a la cocina -a las 2:15 AM- pateo un pañal sucio hecho bollito en el piso, me levanto y lo llevo ya que estamos. Si veo una mamadera sucia -3:28 AM-, la lavo. Si el perro se hace el vivo y pide salir en una de mis levantadas -4:05 AM- le abro, por qué no, la puerta. Si me doy cuenta de que está por amanecer de todos modos, me lavo los dientes y desayuno, así sean las 5 de la mañana. Sino, sólo Dios sabe si me va a tocar y cuándo me va a tocar una tacita de algo. O un vasito. O una mordidita.

El desafío logístico de tener tanta gente (sí, somos tantos que hablar de personas me parece como poca cosa) es impresionante. Claro está que todo el mundo espera que esté todo lo suyo impecable y a tiempo. Y no me vengan con eso de la culpa del chancho y de quien le rasca el lomo porque l@s quiero ver a ustedes cuando eran niños. ¿O no? Mamá todo lo podía, todo lo debía, todo lo HACÍA. Era casi casi como la carta del apóstol San Pablo a los Corintios, esa que habla de que el amor todo lo puede. Si pudiera hablar todas las lenguas del mundo... les diría BEING THE MUM SOMETIMES SUCKS!

Claro que las risitas y carcajadas sin parar son un tesoro que nadie valora más que una madre.

Pero mi punto es que, dada esta coyuntura de crisis (en el sentido de cambio, qué pensaban), lo de la dieta es un mal necesario, hágase énfasis en MAL.

Aún así, tengo una buena noticia. En realidad son dos:
1) En primer lugar, mi espalda me está doliendo menos. Ello se debe, sin dudas, a la hora diaria de ejercicio que estoy obligándome a hacer. Así sea que la tenga que fraccionar en 3 caminatas de 20 minutos a lo largo del día, el ejercicio aeróbico no puede faltar en una etapa de régimen con semejante  demanda energética, es decir, no me podría plantear una dieta si tuviera que dejar de comer y listo. El ejercicio es aquí la clave.
2) La segunda la iba a escribir pero no podía dejar la tijerita de las uñas de los nenes tirada por ahí así que la fui a guardar y al volver... Cri cri...

¿Qué era?

Hmmmm...

ADIOS. Sin material. Espacio vacío.


miércoles, 1 de julio de 2015

DIA 2 - EL COCODRILO is back

Ya en la dieta anterior lo descubrí. Me asombra que siga estando. Me refiero al viejo, querido, pero sobre todo hago énfasis en VIEJO... cocodrilo del gimnasio.
El geronte de la actividad física que, en otro contexto, seguramente pueda ser definido como el buen y sabio anciano. Pero no se engañen que, de pie sobre una cinta o elíptica, se transforma en lo que él cree ser: un seductor carnívoro irresistible para algunas. De ahí lo de "cocodrilo". Peligroso como piraña, atractivo como una cartera de cuero verde... para ciertas señoras intere$ada$. Not me.

Me subo en la elíptica y siento que no puede ser que aún me falten 59 minutos de actividad aeróbica para cumplir mi meta del día. Menos 58. Menos 57. Me pongo ansiosa. El teléfono en low battery. Te querés morir. Afino el oído y en la maquina a 20 cm de la mía hay un buen hombre discutiendo en tono amistoso la terrible situación en el interior del país por culpa de la sequía. Su interlocutor, otro setentón piola, a 20 cm a su derecha, se dirige de manera intermitente a su vez, a un tercer veterano. Este último  no nos acompaña en las elípticas sino que está a 3 o 4 metros hacia adelante, marchando a buen ritmo en la cinta caminadora. 

El trío habla sin parar con voz preocupada sobre los escasos milímetros de lluvia caídos durante el semestre, sobre las plagas de langosta, bla, bla, bla. Yo, presa de una insaciable vocación de charlar por amor al arte -y a su vez muy preocupada genuinamente por la falta de agua en Uruguay- estoy a un soplo de abrir mi enorme bocota para opinar sobre lo inopinable (no llueve, es un desastre, punto) cuando...
-Ahhh, la Anna Kournikova.
El dino número 3, sin parar de marchar a buen ritmo en su cinta, fijaba los ojitos en la mini tele de su equipo. ESPN a todo trapo y sin volumen. Partido de algún campeonato femenino de tennis. Y -oh, sorpresa- la pobre Kournikova. En minifalda blanca y los hombros al aire, bronceados.
-Ayer estuvo de visita en casa... Agregó Número 3.
Pensé en vomitar.
-Qué divina que está, largó el "campesino" a mi derecha.
-Paaaa,ni me digan, qué deveeeena que está, escupe Número 2.
Mis ojos casi explotan en sus agujeros. Mis manos se aferraron a las agarraderas de mi vehículo a pedal y ahí sí, ya no pude evitarlo. Precisaba establecer algún tipo de contacto humano o iba a reventar, en una vorágine catártica de insultos al trío LACOSTE. Llamé al profesor de turno, el que controla la sala de musculación y simplemente le advertí: 
-Me están buscando...
Not on MY watch!
Él, que lee mis entradas al blog porque le da mucha gracia reconocer a sus "alumnos" aquí y allá, no pudo evitar sonreír con complicidad ya que, al igual que TODO EL GIMNASIO, no había podido NO OIR ese opíparo despilfarro de estupideces machistas pasadas de tono, de época y de franja etárea.

Así que de aquí hasta el final de esta versión 2015 de la DIETA A REGAÑADIENTES, queridos caimanes y yacarés, cuiden sus hocicos porque Miss Piggy está lista para delatarlos... on- y offline!!!

Con cariño,

KAT

PD: Bajé 1 kilo y medio. Yeeeeey!